Enfermedades

A

Alferecía:

Eclampsia infantil (convulsiones); identificada a veces con la epilepsia y caracterizada por fuertes convulsiones y pérdidas del conocimiento.

Amencia:

Falta de desarrollo cerebral. Retraso mental, demencia.

Anemia del Mediterráneo:

O "anemia del mar". Ver Talasemia.

Asfixia por suspensión:

Muerte por ahorcamiento.

Asfixia por suspensión:

Ahorcamiento.

B

Bocio:

Aumento de la glándula tiroidea.

C

Caquexia:

(del griego καχεξία [kachexía], ‘mala constitución’) Estado de extrema desnutrición, atrofia muscular, fatiga, debilidad, producido por enfermedades consuntivas, como la tuberculosis, las supuraciones, el cáncer, etc.

Causón:

Fiebre alta y de corta duración.

Cólera:

Enfermedad epidémica aguda de origen bacteriano, generalmente transmitida por el agua no potable y alimentos contaminados con materia fecal humana, caracterizada por vómitos repetidos y diarrea intensa. Hubo grandes pandemias de cólera en toda la historia de la humanidad.

Cólico Miserere:

Nombre con el que se designaba antiguamente a un intenso dolor abdominal provocado por la oclusión u obstrucción aguda del intestino, lesión que a su vez provocaría peritonitis y con ésta la muerte. Esto acontecía en la época preaséptica de la cirugía y el diagnóstico del cólico miserere se hacía cuando resultaba mortal. Del latín miserēre "apiádate".

Consunción

Deterioro físico progresivo de una persona, acompañado de enflaquecimiento y extenuación, que podía llevar a la muerte. Caquexia.

Coqueluche:

Tos Convulsa o Tos Ferina. Enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias altas sumamente contagiosa, cuya tos produce un sonido característico. Se da especialmente en niños menores de cinco años.

Coto:

Bocio. Aumento de la glándula tiroidea.

D

Difteria:

Ver Garrotillo.

Dolor de ijar:

O "Mal de ijada", dolor abdominal agudo por apendicitis, o inflamación de ovarios. Ijada son las dos cavidades simétricamente colocadas entre las costillas falsas y los huesos de las caderas (RAE).

E

Ergotismo:

Intoxicación producida por el cornezuelo (toxinas producidas por un hongo que produce la ergotamina) que contamina el centeno. Se manifiesta por trastornos nerviosos y psíquicos o por trastornos vasculares. Conocido también como "fiebre de San Antonio", "fuego de San Antonio" o "fuego del infierno".
El ergotismo se documenta por primera vez en una tabla de arcilla asiria datada del año 600 a.C., que refiere a esta enfermedad como la «pústula nociva en la espiga del grano». Durante la Edad Media las intoxicaciones con ergot eran tan frecuentes que se crearon hospitales donde los frailes de la orden de San Antonio se dedicaban en exclusiva a cuidar de estos enfermos. Estos frailes llevaban hábito oscuro con una gran T azul en el pecho (WIKIPEDIA).

Escorbuto:

La llamaban también peste de las naos porque esta afección se presentaba en forma epidémica en los largos viajes de navegación de los siglos XV al XVIII. A pesar de haberse manifestado varios siglos antes que en el mar, el escorbuto en tierra (Egipto, 1250) ha merecido un interés menor en la Historia de la Medicina. Es una enfermedad ocasionada por el déficit de ácido ascórbico (vitamina C). Luego se presentan petequias y manchas en la piel, que se ubican sobre todo de la cintura hacia abajo y caracterizada por hemorragias cutáneas y musculares, por una alteración especial de las encías y por fenómenos de debilidad general. Fue una incógnita para todos en esas épocas. Magallanes la sufrió en su vuelta al mundo.

Escrófula:

Era el nombre con que desde la antigüedad se designaba a una enfermedad caracterizada por aumento de volumen de los ganglios linfáticos del cuello, la cual a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX se identificó como linfoadenitis infecciosa tuberculosa. Los síntomas son inflamación no dolorosa de los ganglios, fiebre, y en algunos casos, la ulceración y drenaje de éstos. Es una forma de tuberculosis extrapulmonar, que también se la conoce desde la antigüedad y por una asociación con la realeza, ya que fue llamada "La maldición del Rey" porque hasta el siglo XVIII se creía que para que el enfermo sea curado, tenía que ser tocado por el Rey. Las causas de esta enfermedad eran variadas, podían deberse a varios factores como la alimentación, el déficit de nutrientes, consumo de alimentos en mal estado o leche no pasteurizada. También por el entorno húmedo, bajas temperaturas, etc. 
Tratamientos: En el siglo I Celso propone varios ungüentos para curar esta enfermedad como la pomada de lirio compuesta por amoníaco, cera, sebo de toro, etc. En el siglo XVIII se mencionaban como tratamientos naturales a la escrófula la uña de asno, cenizas de cucaracha quemada, miel, la piel de la serpiente, entre otros.
Ver imagen de Enrique IV de Francia tocando a escrofulosos durante la ceremonia del "Toque Real".

Esquinencia:

Inflamación de las amígdalas, angina.

F

Fiebre amarilla:

La fiebre amarilla o vómito negro es una enfermedad aguda e infecciosa trasmitida por la picadura de un tipo particular de mosquito. Se denomina así por la ictericia que afecta a algunos pacientes. Sobre el origen de la enfermedad, se dice que surgió en África occidental y transmitida a América por barcos a través de los propios marineros y esclavos que viajaban para vender mercancías. Ha sido causa de epidemias devastadoras en el pasado. La primera epidemia confirmada en América fue la de 1647 en la colonia inglesa de Barbados. Causó epidemias devastadoras entre los siglos XVII al XX.

Fiebre de las Montañas Rocosas:

Esta enfermedad infecciosa está causada por una bacteria, que se transmite a través de la mordedura de garrapatas de los perros y de los bosques, infectadas. Sus síntomas más habituales consisten en fiebre alta, dolor de cabeza, fatiga, dolores musculares, escalofríos y erupción en la piel. Si no es tratada a tiempo, puede causar la muerte en poco tiempo. Gracias al análisis de restos prehistóricos, los científicos lograron identificar la bacteria que responsable de esta enfermedad, que probablemente acabó con millones de vidas antes de ser identificada. Ahora, más de cien años después, la misma enfermedad sigue siendo una amenaza peligrosa incluso para los individuos más sanos debido a las dificultades de diagnóstico. 

G

Garrotillo:

Difteria grave u otra forma de angina infecciosa aguda, que aparece desde los primeros tiempos como una enfermedad que permaneció endémica en muchos países a lo largo del tiempo. Se caracteriza por producir obstrucción respiratoria, ocasionando la muerte por asfixia, parecido a la de los penados a muerte por el «garrote vil». Afecta especialmente a los infantes, entre 1879 y 1885 provocó 80.879 muertes. Se transmite de persona a persona por medio del contacto directo de las secreciones emitidas por los estornudos, tos, piel u ojos. Los síntomas son secreción nasal y dificultad respiratoria, fiebre, lesiones en la piel, también puede presentarse de forma asintomática. El tratamiento recomendado se basaba en la sangría local para disminuir la hinchazón, y los remedios incluían emplastos calientes y secos, laxantes y bebedizos de plantas de propiedades «secantes». No fue hasta 1886 cuando se descubrió el agente causal y recién en 1923 pudo elaborarse la vacuna.

Golondrinos:

Lesiones que se producen en la piel, generalmente en la axila, en forma de bultos dolorosos y purulentos. 

Gota Coral:

Se aplica a la epilepsia. En el Diccionario de la Lengua Castellana en el año 1732 se hace referencia al término “EPILEPSIA: Enfermedad que vulgarmente se llama Gotacoral, por ser como una gota que cae sobre el corazón. Durante siglos se creyó que los demonios o espíritus poseían a los enfermos de epilepsia, y que esta posesión se manifestaba a través de unos ataques impresionantes que causaban miedo y asco. [Ver Fuente]

Gota Serena:

Con el paso del tiempo, el término gutta serena, castellanizado como gota serena, se fue asociando con lo que hoy conocemos como glaucoma. Los cuadros  hoy llamaríamos glaucoma, creían que podían deberse a la exposición al sol, al aire, a ciertos alimentos y, particularmente, a los excesos sexuales, en especial la ophthalmía onanística, argumento como causa de ceguera para amedrentar a los jóvenes «viciosos». En 1817, el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define a la gota serena como la "pérdida parcial o total de la visión, generalmente transitoria" y que ocurre a la caída de la noche, por eso el adjetivo "serena". [Ver Fuente]

Gripe Española:

Este es el nombre que recibió la gripe española, una pandemia que se extendió entre 1918 y 1920 que se cobró la vida de entre 20 y 50 millones de personas, una cifra superior a la de los muertos en la Primera Guerra Mundial. Los científicos creen que fue contagiada al menos un tercio de la población mundial de aquel entonces, calculada en 1.800 millones de habitantes. Los tratamientos también eran limitados. Los síntomas eran fiebre elevada, dolor de oídos, cansancio corporal, diarreas y vómitos ocasionales. La mayoría de las personas que fallecieron durante la pandemia sucumbieron a una neumonía bacteriana secundaria, ya que no había antibióticos disponibles. El primer antibiótico fue descubierto en 1928 y la primera vacuna para la gripe estuvo disponible en los años '40. Se cree que la pandemia se inició en uno de los atestados campos de batalla del Frente Occidental y después se dispersó cuando los soldados regresaron a casa de la guerra. Por eso la mayoría de las víctimas fatales fueron personas entre los 20 y los 40 años, y los hombres se vieron notoriamente más afectados que las mujeres. Los periódicos españoles fueron los primeros en informar sobre una enfermedad que estaba matando a la población. En el resto de Europa censuraron toda información para no desmoralizar a las tropas ni mostrar debilidad ante el enemigo. España fue la nación que reportó inicialmente más casos de este virus, de modo que pareció falsamente el epicentro de la enfermedad, aunque los medios de España intentaron también darle nombre extranjero bautizándola como "El soldado de Nápoles" o "La enfermedad de moda". Por aquel entonces se haría popular la máscara de tela y gasa con las que la población se sentía más tranquila, aunque no sabían que eran inútiles. Ahora sabemos que fue causado por un brote de influenza virus A.

L

Lepra:

Enfermedad infecciosa causada por una bacteria que provoca principalmente, lesiones en la piel y daños en los nervios. Las descripciones más antiguas de la lepra corresponden a un texto indio del siglo VI a.C., y a un documento chino del siglo V a.C. Se sabe que en la cuarta centuria después de Cristo se construyeron hospitales para leprosos en Capadocia, (hoy Turquía) y algunos lugares de Europa. A España habría llegado con fenicios, romanos y árabes. El retorno de los cruzados a Europa hizo que esta enfermedad se propagara en todo el continente europeo. A los leprosos de aquella época se les "enterraba" en vida, en leprosarios (o leproserías, o leprocomios) apartados de la comunidad, condenados a avisar de su presencia con una campanilla. Su única ayuda era la de los religiosos, que entonces no podían ofrecerles más que consuelo espiritual. La lepra llegó con los europeos y africanos a América a partir del siglo XVI y XVII. En el Virreinato del Río de la Plata empieza a ser reconocida como problema de salud pública hacia fines del siglo XVIII. 

M

Mal de los siete días:

Así se llamaba al tétanos neonatal por el tiempo que demoraba en manifestarse, dado que afecta a los recién nacidos en los primeros siete días de su vida y de la que muchos mueren. Se originaba por una inadecuada ligazón del ombligo tras quitar el cordón umbilical.

Mal de ojo:

El mal de ojo es una creencia popular​ supersticiosa que está extendida en muchas civilizaciones, según la cual, una persona tiene la capacidad de producir daño, desgracias, enfermedades e incluso llegar a provocar la muerte a otra sólo con mirarla. Esta superstición lo pone como causante principal del marasmo, con fiebre, diarrea aguda, inapetencia y tos.
Dos creencias populares son: 1- El mal de ojo secador o mal de ojo casero, causado por un miembro de la familia, generalmente el papá que, de forma involuntaria, le pega el ojo al niño cuando le brinda mimos excesivos o cuando los toma en sus brazos al llegar de la calle sudoroso. 2- El mal de ojo de la calle o callejero se debe a la malquerencia o a la envidia hacia un niño por parte de un miembro de la comunidad, sea éste conocido o no de la familia. [Fuente, que recomiendo leer]

Mal de San Vito:

Hoy "Enfermedad de Huntington". El baile de San Vito es la forma común en la que se conoce a las enfermedades de Corea de Sydenham y Corea de Huntington, es una grave y rara enfermedad neurológica, hereditaria y degenerativa, cuyos trastornos provocan movimientos corporales bruscos y convulsivos.

Mal del azúcar:

Como se conocía antiguamente a la diabetes.

Mal del costado:

Antigua manera de denominar a un trastorno caracterizado por la presencia de un elevado nivel de dolor en la zona abdominal, que puede venir acompañado por fiebre, alteraciones gastrointestinales, alteraciones del ritmo respiratorio, arritmias. Las causas pueden ser apendicitis, pleuritis, neumonía, gastroenteritis, cólico nefrítico, etc.

Mal Napolitano:

Sífilis. La explosión de esta enfermedad tiene lugar durante el asedio de Nápoles, conquistado inicialmente por los franceses en 1495. En su retirada, las tropas francesas van difundiendo la epidemia por toda Italia, Francia y Alemania, detectándose también en Inglaterra en 1497. Así, antes de finalizar el siglo XV, la enfermedad se ha difundido por toda Europa. Entre muchos otros sinónimos se lo conoció como "mal francés", "mal italiano" o "mal de Nápoles", "mal español", "mal de Búas", "sarampión de las Indias", y "pudendagra".

Malaria:

La malaria (del italiano medieval mal - malo- y aria - aire-) o paludismo (del latín paludis, genitivo del nombre palus, "ciénaga, pantano" y de -ismo, en este caso acción o proceso patológico) es una enfermedad infecciosa producida por un parásitos y transmitida por las hembras de mosquitos Anopheles. Basta con una picadura de un mosquito infectado para contagiarse de malaria, que mata a alrededor de un millón de personas cada año. Se sabe que la forma más letal de la malaria humana surgió de los gorilas, no de los chimpancés o de otras especies. Los chinos fueron los primeros en describir sus síntomas, hacia el año 2700 a.C. Sin embargo, los arqueólogos creen que su origen es todavía más antiguo, y la consideran responsable de la mitad de las muertes humanas desde la Edad de Piedra.

Marasmo de los agitados:

Enfermedad de Parkinson.

Marasmo:

Es un tipo de desnutrición, que produce un adelgazamiento extremo. Otro tipo de malnutrición es la caquexia.

Miasma:

Vapores malignos que, según se creía, emanaban los cuerpos enfermos.

Muerte blanca:

Síndrome de muerte súbita de los niños menores de un año. 

O

Otras causas de muerte:

En las actas antiguas se han encontrado causas de muerte que hoy nos resultan insólitas, por ejemplo:
- Murió de pasmo
- Murió de la orina (Uremia)
- Murió dementado de un aire que le dio
- Murió de apoplejía según su opinión

P

Pelagra:

El término pelagra deriva del italiano pelle que significa piel; y agra, que se puede traducir como agria. Pellagra, en italiano, era una palabra de un dialecto hablado en Lombardía en el siglo XVIII. Se define como una enfermedad sistémica resultado de una deficiencia de niacina (vitamina B3) y es caracterizada por diarrea, dermatitis, demencia y muerte. Se producía por la pobreza que obligaba al consumo de maíz (polenta en general) como único alimento. Antes de definirla como pelagra se la conocía con los términos mal de la Rosa, estigmas de San Francisco de Asís y escorbuto alpino. 

Peste Antonina:

También conocida como la Plaga de Galeno, dado que fue este médico quien la describió. Fue la primera peste que afectó al mundo occidental, apareció por primera vez en el invierno de 165-66. Perturbó todas las dimensiones de vida en el Imperio Romano tales como la economía, la política, la religión y la cultura. En 169 falleció el emperador Lucio Vero, corregente de Marco Aurelio, cuyo nombre de familia "Antonino" quedó asociado a la pandemia. No hubo parte del Imperio Romano que de alguna manera no se viera afectada por la epidemia. La literatura menciona que la mortalidad alcanzó un 10% de la población. Fue uno de los problemas médicos más relevantes para el mundo, quizá al mismo nivel de la peste negra en el siglo XIV o la gripe española en 1918.

Peste Blanca:

Ver Tuberculosis.

Peste Bubónica:

Enfermedad infecciosa epidémica y febril, causada por la picadura de una pulga infectada de una rata o una ardilla, caracterizada por bubones en diferentes partes del cuerpo, que suele ser mortal. Se cree que el primer brote de peste bubónica se remonta al Imperio Romano de Oriente (Imperio Bizantino) y fue nombrada como la "Plaga de Justiniano" por el emperador Justiniano I, que contrajo la enfermedad pero la superó. A finales de la Edad Media (1340-1400 d.C.) Europa experimentó el segundo y más mortífero brote, matando a un tercio de la población humana. 

Peste Negra:

Probablemente se originó en India y se expandió hasta la ciudad de Caffa a orillas del mar Negro (o Kefe, ciudad ucraniana, hoy Feodosia, Rusia), importante colonia genovesa. En 1346, estaba invadida por el ejército mongol, que la extendieron por toda Asia Menor. Los mercaderes genoveses fueron quienes transportaron los nefastos agentes, las ratas y las pulgas infectadas, entre las mercancías o en sus propios cuerpos, llevando los bacilos hacia sus puntos de destino, en Italia, desde donde se difundió por el resto del continente. No se conoce el agente infeccioso que causó la enfermedad, por lo tanto no hay consenso si fue una variedad de la peste bubónica u otra enfermedad distinta. Una persona podía estar sana por la mañana para morir al llegar la noche. Algunos de los síntomas eran fiebre alta, manos y pies ennegrecidos, aparición de bubones en cuello, axilas, brazos, piernas o detrás de las orejas, debido a la inflamación de los ganglios linfáticos que al reventarse emanan un olor desagradable. El índice de mortalidad fue tan alto que podría haber llegado a alcanzar el 60% de la población de Europa, estimando en unos 25 millones de fallecidos .

Plaga de Galeno:

Ver Plaga Antonina.

S

Sangría:

Hay registros de la práctica de la sangría en el período neolítico, también la llevaron a cabo los médicos del Antiguo Egipto, los de India y China, los Incas y las tribus de América de Norte. La escuela hipocrática recomendaba la extracción de sangre de un lugar cercano al órgano enfermo; los árabes en cambio postulaban la extracción de un lugar lejano y opuesto a la lesión. Galeno creía en el valor terapéutico de las sangrías para casi todas las afecciones, ¡incluidas las hemorragias y la fatiga! Sostenía que la menstruación hacía a las mujeres menos proclives a gota, epilepsia y artritis, y que en general el sangrado liberaba al organismo de materias pútridas e impurezas. En la Edad Media la sangría fue parte esencial de la práctica médica, y la escuela de Salerno afirmaba en el siglo XII que su ejercicio purga el cuerpo, refuerza la memoria, limpia la vejiga, deseca el cerebro, calienta la espina dorsal, aclara el oído, alarga la vida, y ahuyenta las enfermedades. Era creencia extendida que el sangrado terapéutico era útil en la inflamación, la fiebre y la hemorragia. Se llevaba a cabo cortando una vena con lancetas, y en aquellos más débiles, se empleaban las sanguijuelas. Se extraían desde pequeñas cantidades (100 a 120 ml) hasta cifras mayores: en algunos casos se postulaba que debía llegarse hasta el síncope, y hubo extracciones de hasta un litro de sangre o más. En los últimos años los cardiólogos demostraron el efecto adverso que los episodios de sangrado ejercen en los pacientes. (Fuente SAC

Sanguijuelas:

Gusano acuático de cuerpo anillado y una ventosa en cada extremo. Vive en las aguas dulces y se alimenta de la sangre que chupa a los animales a los que se agarra. Hay varias especies, alguna de las cuales se ha utilizado en medicina para sangrar a los enfermos (RAE).

Sudor militar:

O sudor inglés sudor anglicus o pestis sudorosa, o suette para los franceses, fue una de las grandes epidemias del siglo XV. Afectó mayoritariamente a varones jóvenes, sanos y fuertes de buena posición económica. Esta enfermedad desapareció en 1552 sin mediar explicación. Los síntomas eran muy parecidos a una gripe con gran sudoración.

T

Tabardillo:

Tifus. Enfermedad grave producida por una bacteria llamada rickettsia (descubierta en 1916), caracterizada por una cefalea intensadebilidadescalofríosfiebre altaestupor y exantema. Se transmite a través de los piojos de la ropa y se da cuando son muy deficientes las circunstancias higiénica y sociales. El contaminante principal son las heces de los piojos infectados.

Talasemia:

El término proviene del griego θάλασσα = thálassa 'mar' y -emia. Es un tipo de anemia hemolítica hereditaria, que afecta a la producción de hemoglobina normal (un tipo de proteína de los glóbulos rojos que transporta oxígeno a los tejidos del cuerpo). Este trastorno es común en las poblaciones de la costa del Mediterráneo, África y Sudeste asiático. La “talasemia” fue descripta por primera vez en niños de origen italiano por los doctores Cooley y Lee en 1925. 

Terciana:

Calentura intermitente que repite cada tercer día (RAE).

Tolondrón:

Bulto ó chichón en la cabeza por un golpe.

Tracoma:

Los investigadores creen que varios esqueletos del año 8000 a. C. encontrados en Australia muestran lesiones en el cráneo atribuibles a esta enfermedad, que fue descrita por primera vez por Hipócrates. Es una conjuntivitis granulosa y contagiosa que ataca al párpado superior, provocando una inflamación que hace que las pestañas crezcan hacia la córnea. Se transmite por contacto directo con la persona infectada o a través de ciertas moscas y es la principal causa de ceguera infecciosa en todo el mundo, afecta a alrededor de 84 millones de personas. 

Tuberculosis:

La tuberculosis es una de las primeras enfermedades de las que se tiene evidencias en poblaciones humanas desde el origen de nuestra especie, miles de años antes de Cristo. En los años 1700, era llamada "la plaga blanca" o "la peste blanca" debido a la palidez de los pacientes. En los años 1800 era llamada “consunción”. Es una enfermedad contagiosa que se propaga por el aire. En 1882, el científico Robert Koch describe el agente patógeno de esta enfermedad infecciosa, el bacilo de Koch. La fuente de infección son otras personas aquejadas de tuberculosis pulmonar, que cuando tose, estornuda, habla o escupe, expulsa al aire los bacilos que la ocasionan. La creación de populosas ciudades y la extrema pobreza de la Europa feudal fueron los factores que favorecieron el desarrollo de la epidemia. Era poco frecuente o desconocida en América, hasta que fue traída a las colonias por los inmigrantes europeos. Es una de las enfermedades que mayor número de muertes ha ocasionado en toda la historia de la humanidad, y continúa causando estragos, a pesar de encontrarnos en el siglo XXI.

V

Ventosas:

El origen del uso de ventosas (vaso o campana, comúnmente de vidrio) como práctica terapéutica no está claro. La medicina tradicional iraní utiliza prácticas con ventosas húmedas, con la creencia de que las ventosas con incisiones pueden eliminar el tejido cicatricial, y las ventosas sin incisiones limpiarían el cuerpo a través de los órganos. En la antigua Grecia, Hipócrates (c. 400 a.C.) usaba ventosas para tratar enfermedades internas y problemas estructurales. El método fue también recomendado por Mahoma y, por lo tanto, practicado de forma habitual por médicos musulmanes que en sus múltiples formas se extendió por las civilizaciones asiática y europea. En China, el uso más temprano de terapia con ventosas registrado es del alquimista y herbolario taoísta Ge Hong (281–341 d.C.). Se utiliza esta terapia de ventosas para tratar una amplia gama de afecciones médicas incluyendo entre otras: fiebre, lumbalgia, falta de apetito, indigestión, hipertensión arterial, acné, dermatitis atópica, psoriasis, anemia, rehabilitación de accidentes cerebrovasculares, congestión nasal, infertilidad y dolores menstruales.​ Los defensores de esta terapia afirman también que las ventosas tienen un efecto terapéutico y eliminan "toxinas" no especificadas, sangre estancada o movilizan la "energía vital" cuando se usan sobre puntos de acupuntura con el objetivo de mejorar la circulación sanguínea.​ Actualmente se utilizan dispositivos de succión modernos en lugar de las ventosas tradicionales.
Distintas formas de aplicarlas son -Ventosas secas: implican la aplicación de una copa caliente sobre la piel de la espalda, el pecho, el abdomen o las nalgas. Se cree que el enfriamiento del aire crea un efecto de succión. El bambú y otros materiales se utilizan a veces como alternativas a las copas de vidrio. -Ventosas con fuego: consiste en remojar una bola de algodón en alcohol casi puro. El algodón se sujeta con un par de pinzas y se enciende entonces con un fósforo o un encendedor y, con un solo movimiento, se coloca dentro de la copa y se retira rápidamente, mientras la copa se coloca rápidamente sobre la piel. El fuego consume todo el oxígeno de la taza y expande el aire dentro de ésta, que al enfriarse crea una presión negativa dentro de la taza "succionando" la piel. En ocasiones se aplica aceite de masaje para crear un mejor sellado y permitir que las copas se deslicen sobre los grupos musculares en un acto llamado "ventosa deslizante". Es común que aparezcan círculos oscuros en la piel donde se colocaron las copas debido a la rotura de los capilares justo debajo de la piel que causa hematomas. También existen casos documentados de quemaduras causadas por la aplicación de ventosas con fuego. - Ventosas húmedas o sangrantes: también se conoce como "hijama" (en árabe, حجامة‎ literalmente "succión") o sangría medicinal, donde la sangre se extrae por succión local de una pequeña incisión en la piel, hasta que se ha llenado el vaso en un 3/4 de su volumen.
Los primeros usos reportados se encuentran en escritos registrados en el hadiz islámico, los cuales son atribuidos o describen las acciones del profeta islámico Mahoma. Como resultado, la aplicación de ventosas húmedas ha seguido siendo un remedio popular practicado en muchas partes del mundo islámico. En Finlandia, la ventosaterapia húmeda se lleva a cabo al menos desde el siglo XV, y se realiza tradicionalmente en saunas. Las ventosas estaban hechas de cuernos de ganado con un mecanismo de válvula para crear un vacío parcial al succionar el aire. La terapia con ventosas todavía se practica en Finlandia como parte de los regímenes de relajación y/o salud (Wikipedia).

Viruela:

Enfermedad contagiosa que puede causar deformaciones y usualmente provocar la muerte, y ha afectado a los seres humanos por miles de años. La viruela por incidencia natural fue erradicada en todo el mundo en 1980, como resultado de una campaña de vacunación a nivel global sin precedentes. Los síntomas iniciales incluían cuadros de fiebre y vómitos,​ seguidos en días posteriores de la formación de llagas en la boca y erupciones cutáneas. La viruela era causada por el virus variola que surgió en las poblaciones humanas en torno al año 10000 a. C.19​ Durante varios siglos, sucesivas epidemias devastaron a la población.

Vómito negro:

Ver Fiebre amarilla.

Vómito prieto:

Fiebre amarilla. Enfermedad endémica generalmente de los países tropicales. Se la conoció además como tifo americano, tifo icterodes, tifo amarillo, tifo de los trópicos, vómito negro, vómitos de borras, coup de barre o mal de Siam.

Z

Zaratán:

Del árabe saratán (cangrejo), de ahí que zaratán se use para el cáncer de mama (del latín "cancer"= cangrejo). Ante las diferentes formas para referirse al cáncer, a partir del siglo XVIII el término "zaratán" quedó vinculado exclusivamente al cáncer de mama, pudiendo encontrarlo en el tomo VI del Diccionario de Autoridades de 1739, el primero publicado por la RAE. [Ver Fuente]